La referencia digital de los que toman las decisiones
Domingo, 24 de junio de 2018
Secciones
  • Secciones
  • Más contenidos
  • Buscar
  • Social
  • Iniciar sesión
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 7 de junio de 2018

"Para consolidar la recuperación económica, que se garantice la estabilidad política e institucional..."

Guardar en Mis Noticias.

Discurso del presidente de CROEM en la XL Asamblea General de CROEM

José María Albarracín | Presidente de la CROEM |

Gracias por asistir a la Asamblea General de CROEM y escenificar este respaldo tan excepcional, espectacular diría yo, a la confederación empresarial. A vuestra confederación.

 

Hago este agradecimiento general y me vais a permitir que personalice un poco mis más sinceras gracias por estar aquí con todos nosotros en este 7 de junio de 2018 en el que celebramos no solo la Asamblea sino también la conmemoración de nuestro 40 Aniversario.

 

Mi agradecimiento a las principales autoridades de la Región, que no fallan a esta cita con los empresarios. Presidente de la Comunidad; presidenta de la Asamblea Regional; delegado del Gobierno (en funciones); consejeros y equipos de las Consejerías. A los líderes de los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, queridos Antonio y Santiago; y diputados nacionales y autonómicos.

 

Y muy especialmente a nuestros presidentes nacionales, mis queridos Juan Rosell y Antonio Garamendi, que han querido estar con los empresarios murcianos. Como también lo han hecho los presidentes territoriales que han llegado de distintos puntos de España para asistir a la Asamblea. Mi más sincero agradecimiento, de corazón, a todos ellos, pues soy consciente del esfuerzo realizado para estar aquí hoy.

 

Quiero que mis primeras palabras también sean de reconocimiento a los órganos de Gobierno de la confederación, y a esta Asamblea, por la confianza depositada en mí para afrontar este segundo y último mandato. Saben todos vds que una de las primeras iniciativas que tomé cuando accedí a la Presidencia fue cambiar los Estatutos para introducir esa limitación.

 

Pienso que la renovación es necesaria y motivadora en un proyecto que es común a todos. Es imprescindible que existan siempre nuevos impulsos para que no perdamos nunca nuestra fuerza.

 

[Img #16537]

 

CROEM cumple 40 años en este 2018 del que ya hemos consumido casi la mitad. Un año que marca un hito en la historia de la confederación y que se ha construido gracias a la ilusión, la implicación y el compromiso de un grupo de empresarios que un día decidieron hacer del asociacionismo el mejor medio para la participación social. Por el camino recorrido hasta ahora; por la contribución que hicieron todos aquellos que fundaron las primeras asociaciones sectoriales, germen de lo que después sería CROEM, estamos hoy aquí.

 

Justo es mencionar y reconocer al mismo tiempo a los presidentes que me precedieron en el cargo. Los fallecidos José Luis Villar y Paco Vicente Ortega. Y Tomás Zamora y Miguel del Toro, que tenemos la satisfacción de que nos acompañen hoy y que, como digo, fueron cada uno en su tiempo los constructores de la historia de la confederación.

 

Son los nombres propios de la historia de CROEM. Y junto a ellos, muchos otros que han contribuido en las distintas épocas vividas por el asociacionismo empresarial. Nombres que voy a personalizar en solo dos.

 

Uno, Clemente García, secretario general de CROEM durante muchos años. Y otro, Pedro García-Balibrea, que este año ha cedido el testigo en la Cámara de Comercio de Murcia tras 20 años de dedicación y siempre de estrecha colaboración con CROEM. Querido Pedro, sabes de mi afecto y he querido expresarlo públicamente en esta ocasión tan señalada porque te lo mereces.

 

Detrás de la confederación están sus asociaciones territoriales, sectoriales y sus empresas adheridas; y también su personal, que ha demostrado su identificación con CROEM en todo momento, por complicadas que hayan sido las circunstancias, y les puedo asegurar que lo han sido, y mucho.

 

Nos apoyamos en las personas para hacer más llevadera la responsabilidad de estar al frente de CROEM. No es labor de un presidente, aunque nos toque dar la cara la mayoría de las veces. Es la labor colectiva de un equipo integrado por los vicepresidentes y el tesorero, que me guardan las espaldas, nunca mejor dicho hoy; la Comisión Ejecutiva; y la Junta Directiva, amén de esta Asamblea. Y, por supuesto, del Secretario General, que vela por el día a día de la confederación y es transmisor permanente de las demandas y de las inquietudes de cuantos conformáis nuestra organización.

 

Si tu equipo te arropa, te sientes con más fuerzas y con más ganas de seguir planteando retos; y es con este espíritu como arranco este segundo mandato después de dejar atrás, desde noviembre de 2013, cuatro años largos de trabajo y de dedicación a los empresarios y a esta región.

 

Atrás quedó lo peor de la crisis. Todos nos arremangamos para iniciar y consolidar una recuperación en la que la contribución de los empresarios ha sido vital. La creación de riqueza y de empleo pasa necesariamente por la estabilidad de nuestras empresas y de ahí que hayamos puesto mucho empeño, tanto desde las confederaciones nacionales como desde las regionales, en que se prime la inversión productiva.

 

FINANCIACIÓN, SIMPLIFICACIÓN, REBAJAS FISCALES. ¿Qué hemos hecho en estos algo más de cuatro años desde CROEM? La prioridad fue el saneamiento económico de la confederación. Lo hemos logrado con la recuperación de la totalidad de asociaciones que no estaban con nosotros y que hoy sí lo están.  Además, se ha producido un notable incremento en el número de empresas adheridas. Más de 250 firmas, todas ellas de singular importancia en sus sectores, forman parte de la confederación.

 

Ambos factores han dado una estabilidad que garantiza la actividad de CROEM en el futuro, como hemos visto en el informe presentado por el tesorero, y que nos lleva a representar prácticamente más del 95% de la actividad empresarial regional.

 

Nos hemos centrado asimismo en este tiempo en los principales problemas que afectan al empresario. De un lado, el acceso a la financiación, para lo cual contamos con la complicidad de la práctica totalidad de entidades bancarias que operan en la Región y que hoy, junto a AVALAM, patrocinan este importante día. Muchas gracias a BBVA, Banco de Sabadell, Banco de Santander, Bankia, Caixabank, Cajamar, Caja Rural Central y Caja Rural San Agustín.

 

Solo puedo agradecer el apoyo brindado a la confederación y, sobre todo, a los empresarios de la Región de Murcia. La máxima que nos mueve es que no exista un proyecto que se quede sin financiación. Y ahí están las entidades bancarias, con CROEM y con los empresarios, para materializar ese respaldo. Les pido que sigan al lado de las empresas y pongan aún mayor atención a las demandas de actividades como el turismo y la construcción, este último que intenta recuperar la normalidad.

 

Por otro lado, hemos trabajado muy duro en materia de simplificación administrativa. Por el mismo motivo. Porque una tramitación farragosa no puede ralentizar la creación de riqueza y empleo. Estamos en el camino para culminar la segunda fase de la ley regional dedicada a ello y confiamos en la complicidad de los distintos partidos políticos para sacarla adelante en la Asamblea Regional. Es imperativo para seguir ganando en competitividad.

 

En este sentido tenemos muchas esperanzas puestas en la nueva Agencia Regional del Clima y el Medio Ambiente, ARCA, ya que uno de los principales obstáculos que encuentran los empresarios es precisamente la tramitación medioambiental.

 

Detrás de la creación de este organismo público está de nuevo CROEM en colaboración con el Gobierno regional. No es posible que vuelvan a darse casos del pasado, con pérdidas millonarias e inversiones que viajan a regiones limítrofes por la desesperación del empresario local.

 

Insisto en las esperanzas depositadas en esta nueva ley de aceleración económica y simplificación administrativa, en el ARCA y en que ésta se encuentre operativa cuanto antes con todos los medios técnicos y humanos necesarios para cumplir con su objetivo.

 

Y, finalmente, hemos impulsado las rebajas fiscales que consideramos imprescindibles para que la actividad empresarial pueda desarrollarse con garantías. Llegó la bonificación del Impuesto de Sucesiones y Donaciones y seguiremos exigiendo que en este 2018 se haga lo propio con el tramo autonómico del IRPF y también con el Impuesto sobre el Patrimonio; y espero que no se pretendan cambios en este sentido, que serían contestados con la debida contundencia por los empresarios.

 

No hay más secreto: menos impuestos, más oportunidades para las empresas para seguir creando riqueza y puestos de trabajo.

 

INFRAESTRUCTURAS. Y, como es lógico, en este periodo hemos hecho del desarrollo de nuestras infraestructuras una prioridad. Esta región ha sido castigada durante años con incumplimientos reiterados y por fin estamos viendo la luz al final del túnel.

 

No haré más referencia a la inminente llegada del AVE a Murcia, pero sí de su continuidad a Cartagena y Lorca, que debe darse en tiempo y forma una vez los trenes hayan llegado a la capital murciana, cosa que debe suceder en pocos meses ya, si nada lo impide. No quiero pensar que nadie sea capaz en este momento, después de 20 años de espera, de plantear escenarios alternativos a los conocidos, ya a un paso de su culminación.  

 

Han existido compromisos claros por parte de Fomento hasta la fecha y confiamos en que el nuevo titular de la cartera sea cumplidor de los acuerdos alcanzados, que nacen de muchas conversaciones en las que hemos participado activamente.

 

La incorporación de las tres principales ciudades de la Región a la Alta Velocidad, con los beneficios que ello comporta a sus respectivas comarcas, tiene que marcar, en definitiva, el futuro más inmediato de esta región.

 

Huelga también hablar de Corvera porque hay operadora y hay hasta día exacto de apertura. A primeros de año, no más allá de mitad de enero, tendremos un aeropuerto nuevo y operativo, con el impulso que eso debe suponer a un sector estratégico como el turismo, necesitado de las mejores infraestructuras posibles para seguir aportando a nuestra economía.

 

AVE y aeropuerto operativos y prácticamente coincidentes en el tiempo. Hay que estar preparado para ello, para las oportunidades que eso brindará a nuestra región y para el antes y el después que marcará en nuestro desarrollo.

 

Hemos tenido además buenas noticias en materia de carreteras. La culminación de la Autovía hasta Yecla es una de ellas. Y la otra es el anuncio, hecho por el anterior presidente del Gobierno en su última visita a Murcia, de la publicación del estudio de viabilidad de los Arcos Norte y Noroeste, que permitirá viajar de Cartagena a Madrid sin pasar por Murcia, y del irrenunciable tercer carril de la A7 entre Orihuela y Alhama.

 

Podemos presumir de una buena red de carreteras y cuando nos hayamos incorporado a la Red de Alta Velocidad y esté el aeropuerto operativo, podremos decir que hemos dado un gran paso en infraestructuras en general.

 

Pero no queremos quedarnos ahí. La llegada de la Alta Velocidad a Lorca y su prolongación hasta Almería supondrá recuperar la conexión con la comunidad vecina de Andalucía, perdida desde mediados de los 80, y avanzar en el proyecto Corredor del Mediterráneo para que exista ese gran pasillo desde Algeciras hasta el norte de Europa, clave para nuestra competitividad.

 

De igual forma que la variante de Camarillas será en breve otra de las infraestructuras de las que no tendremos que hablar porque en poco tiempo también estará finalizada, con los beneficios ya conocidos que ello supondrá. No quiero dejar de mencionar tampoco ese gran proyecto, del que pocos avances vemos, que se llama El Gorguel y que no permitiremos que caiga en el olvido.

 

AGUA. Y otro de los frentes donde esta confederación ha estado en primera línea estos últimos años, y desde luego seguirá estando, es la demanda de soluciones al déficit hídrico de la Región de Murcia. No es necesario a estas alturas recordar la importancia que tiene el agua para nuestra economía. Murcia es una potencia en el sector agroalimentario. Y compone, junto a Alicante y Almería, un triángulo de regiones exportadoras. Nuestros productos, en particular frutas y hortalizas, se consumen en toda Europa y prácticamente en todo el mundo. Y hacemos un arte del uso del agua.

 

En España hay agua, pero existe un desfase notorio entre la España húmeda y la España seca. Queremos que ese desequilibrio termine por fin, así que pido al presidente del Gobierno, pero también al resto de partidos políticos, que alcancen cuanto antes ese Pacto Nacional que garantice el agua y que termine de una vez por todas con la escasez del sureste.

 

El agua es un bien común y como tal debe de estar gestionado. España es un país moderno y no parece propio de una nación puntera en Europa que aún andemos con este debate.

 

En la Región existe unidad casi plena en torno al problema. No puede ser de otra manera y los empresarios, como los ciudadanos en general, agradecemos la escenificación de unidad en busca de soluciones para un problema que es común. Me refiero, claro está, a la firma del Pacto Regional del Agua celebrada el lunes pasado y que lleva las rúbricas de PP, PSOE y Ciudadanos.

 

Lamento profundamente la ausencia del cuarto partido con representación parlamentaria y que ha provocado que no haya una imagen de total unidad en torno al problema. Y lo digo con el máximo respeto. Pero confío en que esa posición única de nuestros representantes políticos será una realidad a corto plazo, pues siempre hay tiempo para ello.

 

No quiero terminar este apartado sin hacer mención al grave problema en torno al Mar Menor. Por las noticias que tenemos, parece ser que se están dando los pasos adecuados para una solución definitiva al mismo. No se trata de eludir responsabilidades ni de desviar la atención hacia nadie, pero no vamos a aceptar que se criminalice al sector agroalimentario, ya que estamos poniendo en juego no solamente la supervivencia de muchas familias sino también el empleo que se genera en la elaboración de unos productos que están en primera línea de todos los mercados.

 

SECTORES Y EMPLEO. A estos temas, y a otros muchos que han tenido que ver con nuestras empresas, de cualquier sector, les hemos prestado la atención que merecían en ese primer mandato vencido. Seguiremos insistiendo en ellos durante el segundo, seguramente algunos de ellos lo requerirán.

 

Con todo, entre los grandes retos que se nos plantean para los años venideros, además de los mencionados, tendremos seguir contribuyendo a las mejores políticas de empleo.

 

Durante mi intervención he hecho mención varias veces a la creación de riqueza y empleo y al papel fundamental que juegan en ello los empresarios. Si el proceso de recuperación de la economía tras la crisis se está apuntalando es porque los empresarios hemos puesto todo nuestro empeño en ello. Es la actividad privada la principal generadora de actividad y dinamizadora del mercado de trabajo.

 

Desde nuestras organizaciones, con CEOE y CEPYME a la cabeza, hemos pedido siempre que el mercado laboral español se modernizara e incluyera la suficiente flexibilidad para mantener los índices de competitividad en el entorno europeo. El proceso de diálogo con Gobierno y sindicatos ha buscado profundizar en las reformas y en ello seguiremos bajo criterios racionales y equilibrados. Es por el interés general.

 

Por eso consideramos inaceptable la derogación de las dos últimas reformas laborales, que como hemos podido comprobar en estos años han tenido un efecto positivo. Por cierto, llevadas a cabo por dos Gobiernos de distinto color. De ahí que mi deseo sea que, conjuntamente con los sindicatos, continuemos el proceso de diálogo social al máximo nivel para que exista un compromiso de todos en la negociación colectiva y en el resto de asuntos que tienen que ver con la formación y el empleo.

 

Asumiendo, por supuesto, que hay que avanzar en la calidad en el empleo. Pero para eso estamos y no se puede poner en duda la disposición de los empresarios para el acuerdo.

 

Y ahora que tengo a tantos y buenos empresarios delante, quiero recordaros los acuerdos y los convenios suscritos por CROEM con las organizaciones que representan a personas con discapacidad y colectivos de riesgo de exclusión con el objetivo de conseguir su integración en el mercado laboral. Esa es nuestra obligación y debe ser nuestro compromiso.

 

En nuestra región estamos razonablemente satisfechos con la dinámica en los distintos sectores, con una industria agroalimentaria bien afianzada pese a la incertidumbre en materia hídrica, paliada de momento con los nuevos trasvases; un sector servicios en el que el turismo aporta su peso, pero que tiene que ir a más gracias al impulso de las nuevas infraestructuras.

 

E insisto de nuevo aquí en la apuesta valiente que tienen que hacer la Administraciones regional y muy en particular los ayuntamientos para facilitar la inversión en instalaciones y dotar al mismo tiempo de los equipamientos necesarios a nuestros municipios, de manera que resulten atractivos al visitante.

 

Esa dinámica positiva se reflejó también en un comercio que volvió a despegar gracias al repunte del consumo; y en un muy castigado sector de la construcción, que despierta levemente tras sufrir lo peor de la crisis.

 

CROEM está al lado de sus sectoriales, como siempre, para seguir haciendo suyas las inquietudes de los empresarios y buscando soluciones a sus preocupaciones e inquietudes. Así ha actuado en los 40 años de su existencia y así seguirá haciéndolo porque es su razón de ser.

 

RELACIONES EMPRESAS-UNIVERSIDAD. Y puesto que hemos hablado de empleo, no quiero dejar pasar la oportunidad de subrayar la necesidad de que exista una oferta formativa que mejore la cualificación de las personas para un ingreso con garantías en el mercado laboral.

 

Es decir, y es otro gran reto de este segundo mandato, el que sigamos buscando las mejores vías de colaboración entre la empresa y la Universidad, pero también entre la empresa y los centros de Formación Profesional. El talento y el conocimiento son el patrimonio más valioso y en esta región tenemos la inmensa fortuna de contar nada menos que con tres universidades que pueden, deben y están obligadas a convivir.

 

Esta confederación guarda con las tres unas excelentes relaciones, como estoy convencido que serán también las que mantienen entre ellas. De esa convivencia y esa complementariedad solo puede salir beneficiado el alumno, con una oferta difícilmente igualable, y la propia Región de Murcia, por la proyección que le proporcionan.
Tenemos que presumir de la Universidad de Murcia, de la Universidad Politécnica de Cartagena y de la Universidad Católica San Antonio. Por eso agradezco a los rectores y al presidente de la UCAM no solo su presencia sino también su compromiso con el mundo de la empresa. Es fundamental que así sea y que sigamos explorando la mejor forma de colaborar para que el fomento del talento y el conocimiento, y su aplicación práctica a las empresas, sea una labor compartida.

 

Y aprovecho la ocasión para solicitar una vez más al Gobierno regional un trato igualitario en los derechos que asisten a las tres universidades y a todos sus alumnos. Queremos que tengan la posibilidad de desarrollar sus capacidades y crecer formativamente en las mismas condiciones.

 

40º ANIVERSARIO CROEM Y UNIDAD EMPRESARIAL. Empresarias y empresarios, amigos todos. CROEM cumple 40 años en este 2018. Cuatro décadas defendiendo y fomentando la actividad empresarial y participando en el desarrollo y el progreso de la Región de Murcia. Una labor que el próximo sábado tendrá reconocimiento pleno con la entrega de la Medalla de Oro de la Región a esta confederación.

 

Me corresponde el honor de recoger tan alta distinción en nombre de CROEM y en el de todos y cada uno de vosotros que mantenéis vivo nuestro proyecto.

 

Este 40 Aniversario viene también marcado por la celebración, pionera en España, del Día del Empresario y de la Empresaria, que desde este año se celebrará cada 2 de octubre. Fue una petición expresa de la confederación, y así fue aceptada, porque creemos que es de justicia reconocer la aportación de los empresarios al Estado de Bienestar y contribuir al cambio de narrativa acerca de la figura empresarial, siendo este uno de los principales retos marcados para el futuro inmediato.

 

Ojalá este ejemplo cunda y se celebre en breve en otras regiones -dado su carácter no festivo- o mejor aún en toda España, como ya transmití en su momento a los presidentes de CEOE y CEPYME para su traslado al Gobierno de España.

 

He hablado de la Medalla de Oro, del Día dedicado al empresario y no quiero dejar de mencionar también la Ley de Participación Institucional, que como todos vds saben, reconoce y valora la aportación tanto de empresarios como de los sindicatos mayoritarios. Tres hitos por tanto que implican el reconocimiento legítimo y necesario a los empresarios de esta región; esto demuestra la proyección social de CROEM y así lo han sabido ver los partidos políticos, esta vez sin fisuras.

 

Con motivo de nuestro aniversario iniciamos hace apenas un par de meses una programación especial conmemorativa que hoy tiene su acto central y que continuará después del verano. Es un honor para mí ser presidente de la confederación y un auténtico privilegio serlo en el 40º aniversario, en un momento en el que nuestra organización ha alcanzado altísimas cotas de representatividad, unidad y fortaleza.

 

Esto solo se puede traducir en influencia y así queremos que sea. Una influencia positiva y constructiva porque la única motivación que nos mueve es el interés general de las empresas y de la región.

 

Y termino. Siempre agradezco la capacidad de convocatoria de esta Asamblea porque da la oportunidad de mandar mensajes claros y directos a quienes deben oírlos.

 

Por eso quiero pedir a todos los diputados que nos representan en la Asamblea regional y también en Madrid, tanto en el Congreso como en el Senado, que piensen única y exclusivamente en la Región de Murcia, que es lo mismo que pensar en España.

 

Que el interés general sea común a todos. Lo que es bueno para la Región no debe admitir discusión más allá del necesario y saludable debate, siempre para mejorar.

 

Los empresarios somos prácticos y estaría muy bien que un poco de esa filosofía se aplicara al ámbito político. Por ello pido hoy a todos los partidos políticos, y en particular a aquellos con los que hemos estado trabajando y trabajamos en la actualidad, el apoyo para sacar adelante la ley de aceleración económica y de simplificación administrativa porque es cuestión que no admite más demora.

 

Hemos sido testigos de un cambio en el Gobierno de la nación, con los cambios correspondientes que ello supone en la estructura de las competencias a desarrollar y las personas encargadas de gestionarlas. También en la estructura del Estado en nuestra Comunidad.

 

No voy a negar que existe cierto grado de expectación, no exenta de preocupación. Por los condicionantes que pudiera conllevar este cambio y por lo que se podría derivar de decisiones asociadas a la presión de algunos partidos políticos que en nada velan por el interés general de España. Que poco les importa España, más bien. Por cierto, me van a permitir que en este punto haga un llamamiento a la unidad de España exigiendo un respeto absoluto a los símbolos que la representan; y reconociendo la labor que desarrollan nuestras Fuerzas Armadas y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

 

Lo único que pedimos en CROEM es que se cumplan con los compromisos adquiridos y que se ejecuten los Presupuestos Generales del Estado. Que el nuevo Gobierno y que el Ejecutivo regional mantengan unas relaciones fructíferas, donde prime, insisto, el interés general y el equilibrio territorial en cuestiones prioritarias como la financiación autonómica y el reparto del agua, donde se siguen dando las dos Españas.

 

Los desequilibrios suponen debilidad. La división, también. Y en CROEM abogamos por la unidad de nuestro país, que ha alcanzado altas cotas de modernidad y de progreso como nación gracias al esfuerzo colectivo y siempre desde el respeto a la diversidad de sus autonomías.

 

Y sumándonos a la felicitación que CEOE y CEPYME trasladaban  hace unos días al nuevo presidente del Gobierno, pedimos que para consolidar la recuperación económica se garantice la estabilidad política e institucional de manera que no se quiebren la credibilidad y la confianza entre empresarios, inversores y organismos económicos internacionales. El buen ritmo de crecimiento y creación de empleo, aun con ciertos riesgos claros en la economía, invita también a pedirle el cumplimiento del rigor presupuestario y el objetivo de déficit.

 

Reitero una vez más mi gratitud a esta Asamblea, a las asociaciones sectoriales y a las empresas adheridas que integran la confederación por la confianza otorgada. Seguiré dando lo mejor de mí mismo para hacer que CROEM y los empresarios que representa estén en el lugar que merecen.

 

Estos 40 años que cumple la confederación son una gran obra colectiva de la que podemos sentirnos bien orgullosos.

Pulse aquí para comentar
¡Deje su comentario!
Normas de Participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Murciadiario | El diario económico de Murcia
Murciadiario • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress